Google+ Tortilla de patatas con picadillo de chorizo, una tortilla con consistencia | Cocina con Aníbal

Suscríbete y síguenos

Tortilla de patatas con picadillo de chorizo, una tortilla con consistencia

Tortilla de patatas con picadillo de chorizo
La tortilla de patatas es un clásico en nuestra cocina que ha dado pié a innumerables versiones y adaptaciones. En Cocina con Aníbal hacemos un guiño a Asturias, tierra donde conocí este producto, y la rellenamos con picadillo de chorizo, una carne adobada -normalmente de cerdo- muy consumida en el norte de España.

Si bien el resultado puede ser aparentemente similar al de una tortilla rellena de chorizo, el sabor es propio, no llegando a ser ni tan intenso ni tan grasiento. Además de facilitarte mucho el trabajo al venir totalmente suelto.

INGREDIENTES (4-6 Personas)
- 200 gr. Picadillo de chorizo
- Aceite de oliva
- 5 Patatas (1 kg. Más o menos)
- Sal
- 8 Huevos medianos o 6 grandes
- 1 Cebolla 

PREPARACIÓN
1) Comenzamos pasando el picadillo de chorizo por una sartén con un poco de aceite hasta que esté hecho. Mueve constantemente con una pala de madera para que quede bien separado y desmenuzado.

2) Pelamos y cortamos las patatas en cuadraditos. Las lavamos, dejamos escurrir para que no lleven nada de agua a la hora de freír y salamos. Mientras, cortamos y picamos muy bien la cebolla.

3) Ponemos a fuego medio una sartén con abundante aceite y cuando esté caliente echamos las patatas y la cebolla. No andes subiendo y bajando el fuego, mantenlo constante. Las patatas y la cebolla deben quedar pochaditas. Es decir, deben quedar hechas, blandas, nada de fritas por fuera y duras por dentro. Aunque tampoco te preocupes si alguna queda más doradita.

Picadillo de chorizo
4) Mientras se hacen las patatas vamos a batir los huevos. Separa las claras de las yemas. Primero bate enérgicamente las claras y, posteriormente, añade las yemas. Mezcla y reserva. 

Batimos por separado para conseguir una mayor volumen en nuestra tortilla. Aunque igualmente puedes batir conjuntamente si quieres ahorrarte trabajo, pues no se notará en el sabor.

5) Una vez que ya tenemos nuestras patatas y cebolla, que hemos sacado bien escurriditas para que no lleven exceso de aceite a la tortilla, las echamos en el huevo batido, agregamos el picadillo de chorizo y mezclamos bien. 

En una sartén que no se pegue nada de nada echamos un poco de aceite de oliva, que movemos bien para que impregne todas las paredes. Cuando esté caliente añadimos la mezcla y nos ayudamos de un tenedor o un espumadera para dar uniformidad a la tortilla por la parte superior. El fuego debe ser medio-bajo, para que la tortilla cuaje por dentro y no se queme por fuera.

Cuando veas que ya va cuajando por un lado -lo sabrás removiendo la sartén y viendo que la tortilla queda compacta por su parte inferior- le das la vuelta, ayudado de un plato o una tapadera, y dejas hacer por el otro. Una vez hecha aparta y sirve.

OBSERVACIONES
- La cebolla da un excelente sabor a la tortilla. Puedes, evidentemente, prescindir de ella si no te gusta. Aunque te recomiendo que primero pruebes a hacer la tortilla con ella. Al estar cortada en trocitos tan pequeños e ir fritita es prácticamente inapreciable para sus detractores, aunque fundamental para el resultado final.

- Las patatas también pueden cortarse a rodajas. Se hacen antes, aunque si no andamos atentos pueden freírse demasiado. La forma de cortarlas la dejamos al gusto del consumidor.

- Y respecto a los huevos, decirte que también pueden llevar más o menos. Depende de lo jugosa que la queramos. Igual te digo si quieres que la tortilla esté más o menos hecha por dentro, es decir, que el huevo esté total o parcialmente cuajado. Ahí deberás jugar con la potencia del fuego. Más potente si quieres que quede algo de huevo suelto o menos si quieres que quede totalmente compacta y cuajada. 
Cocina con Anibal , Actualizado en: 8:58

2 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...