Google+ Tarta de San Marcos | Cocina con Aníbal

Suscríbete y síguenos

Tarta de San Marcos

La tarta de San Marcos es una tarta DeTodaLaVida. Coronada con yema quemada, montada sobre bizcocho y rellena de nata.... está riquísima. Salvo pequeñas variaciones, todo amante de la repostería sabe elaborar esta receta clásica de nuestra pastelería. El único inconveniente está en eso, en hacerla. La vemos tan laboriosa, con tantos ingredientes y pasos, que nada más pensar la cantidad de cacharros que tendremos que limpiar o cómo se nos pondrá la cocina, se nos quitan las ganas de meterle mano.

Así que en Cocina con Aníbal nos vamos a proponer hacer una Tarta de San Marcos de la manera más sencilla posible. Y sin faltar a la receta original en ningún caso, te mostraremos lo fácil que puede llegar a ser si somos capaces de organizar el trabajo y rentabilizar nuestros recursos. Así que comenzamos.

Tarta de San Marcos
INGREDIENTES
Para el bizcocho
- Base de bizcocho de 3 plantas

Para el relleno
- 1 litro de Nata líquida para montar
- 150 gr. Azúcar
- 30 gr. Leche en polvo
- 3 cucharadas de Cacao en polvo

Para bañarla, cubrirla y decorarla
- 200 ml. Agua
- 330 gr. Azúcar
- La piel de 1/2 Limón
- Unas gotas de Limón
- 1 Palito de Canela en rama
- 2 cucharadas de Leche
- 1 Cucharada de Harina fina de maíz (Maizena)
- 5 Yemas de huevo
- 30 gr. Mantequilla
- Azúcar morena
- Almendras picadas

PREPARACIÓN
1) Empezamos por abrir el envase del bizcocho que hemos adquirido en el supermercado. Debes comprar el que ya viene cortado. Así nos ahorraremos trabajo. Coges los tres trozos en que viene dividido y los colocas sobre tres platos.

2) Comenzaremos a hacer el almíbar que nos servirá tanto para bañar el bizcocho, es decir, para hacerlo más jugoso, como para la crema de yemas que corona la tarta. Así que pon en un cazo, a fuego medio, los 200 ml. de agua y los 330 gr. de azúcar, junto a la piel de medio limón, unas gotas de limón y la canela en rama.

Mientras se va haciendo el almíbar mezclamos en un bol la harina fina de maíz con las dos cucharadas de leche y añadimos las yemas de huevo. Movemos bien con unas varillas. Cuando el almibar empiece a hervir, calcula unos 10 minutos pues lo vamos a hacer muy fino, lo retiramos del fuego. Dejamos entibiar un par de minutos, sacamos la canela y el limón y bañamos los bizcochos con un poco de almíbar, lo justo para mojarlo. El resto de almíbar lo añadimos poco a poco al huevo, lo hacemos así para que con el calor no cuaje las yemas. Removemos constantemente la mezcla con las varillas conforme lo vamos echando.

Ahora volvemos a añadir la mezcla de huevo y almíbar al cazo, pásalo por un colador para que vaya limpio de posibles grumos y lo dejamos a fuego medio hasta que espese, sin parar de remover. Calcula entre 7 y 10 minutos. Entonces apartas el cazo, agregas la mantequilla e inmediatamente metes el cazo en agua para que enfríe. Una vez frío pones la crema de yema sobre la el bizcocho que coronará la tarta, bañas con  azúcar morena y quemas con un soplete. Reservas en el frigorífico. 

3) Ya tenemos una de las tres capas, verás lo rápido que se hacen las dos restantes... Echa el litro de nata líquida en un bol grande para evitar salpicaduras. La nata y el bol deben haber estado metidos en el frigorífico, pues cuanto más fríos estén mejor montará la nata.

Bueno pues comienzas a batir y una vez que va tomando textura de crema vas añadiendo el azúcar, cucharada a cucharada y en forma de lluvia. Posteriormente agregas, de igual manera, la leche en polvo que le dará consistencia a la nata. Una vez que tengas la nata montada separas algo menos de la mitad a otro bol, un 40 por ciento, le agregas el cacao en polvo y mezclas con unas espátula haciendo movimientos envolventes. Esta será la crema de trufa de la base de nuestra tarta. Así que una vez hecha, y ayudado de la espátula, colocas en el bizcocho base de la tarta, que debe estar en el plato en el que llevaremos la tarta a la mesa.

Ahora coloca la segunda capa de bizcocho sobre la crema de trufas y empiezas a rellenar con la nata montada que nos quedaba. No la utilices toda, pues necesitaremos un poco para el contorno de la tarta. Una vez rellena corona la tarta con la capa de crema de yema que está enfriando en el frigorífico.

4) Finalmente sólo queda rematar nuestra Tarta de San Marcos. Ya la tenemos totalmente montada. Ahora unta el resto de nata montada por todo el contorno de la tarta y baña con las almendras picadas. Hazlo lanzándolas contra los bordes hasta que queden bien pegadas. Una vez terminada, al frigorífico hasta el momento de servir.

OBSERVACIONES
- Si quieres hacer un bizcocho más casero te dejamos la receta para hacer un sencillo Bizcocho como base para tarta. Aunque también te digo que quizás para tartas como estas, donde las esponjosidad  y el sabor del bizcocho no es tan determinante al llevar mucho aderezo que oculta bastante su sabor, no te merezca demasiado la pena elaborarlo. Pero vamos, ya tú decides.

- Para dar consistencia a la nata de relleno en tartas, para darle cuerpo y que aguante el peso de las capas de una tarta, se suele añadir a la nata estabilizante de nata. El único inconveniente que existe es que no es nada fácil encontrarlo. Por eso hemos utilizado leche en polvo, pues hace un efecto similar y la podemos encontrar con facilidad. en cualquier caso, si encuentras el estabilizan, echa dos sobres para el litro de nata.
Cocina con Anibal , Actualizado en: 23:56

4 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...